Un corazón nuevo para la abuela de Eddie

Amalia
Amalia
Beneficiario de corazón
Illinois
https://www.youtube.com/embed/xq0ghplHPPs

Amalia y su esposo Eduardo están muy ocupados; tienen que cuidar cuatro nietos después de la escuela hasta que sus padres pueden recogerlos. La pareja sirve los refrigerios de frutas frescas y hace que los niños empiecen con sus deberes.

Amalia, quien trabajó arduamente toda su vida, tenía 50 años cuando comenzó a sentirse débil, cansada y sin aliento con frecuencia. Los médicos le diagnosticaron su problema; tenía una enfermedad cardiaca y necesitaría integrar la lista de espera de trasplantes. Su condición empeoró, con varios accidentes graves. Finalmente, la trasladaron al hospital para esperar el órgano de un donante. "Sabía que eran mis últimos días", dice Amalia.

Entonces, justo a tiempo, recibió un trasplante de corazón. Pero el regalo fue difícil de aceptar para ella. "Sabía que para mí era una vida nueva. Pero para otra familia, seguramente hubo una gran tristeza".

Amalia sigue agradecida por su nuevo corazón. Aunque no ha podido conocer o agradecer a la familia de su donante, Amalia puso un monumento a su donante en el jardín de su casa. "Simplemente quería una manera de recordar y decir: 'gracias, por darme una nueva vida'".

Actualmente, Amalia trata de honrar a su donante ayudando a otros. Trabaja como voluntaria en la iglesia; incluso donó su cabello para las víctimas de cáncer. Pero más que nada, su familia está agradecida de tener de nuevo a su abuela.  Si no fuera por su trasplante de corazón, Amalia se hubiera perdido de ver crecer a su familia y ver a sus hijos empezar sus negocios. No hubiera estado para el regreso de su hijo, un piloto de guerra, de Afganistán, o para ver al nuevo nieto en camino.

Es un recordatorio de cuántas vidas se transforman cuando alguien dona el regalo de la vida.

Buscar historias

Lo más destacado
Este video muestra a Caitlin, salvada por un trasplante de hígado a los 5 meses de edad.