Breadcrumb

  1. Inicio
  2. Información sobre la donación
  3. Historias de vida
  4. Gracias a los obsequios de un donante, el ritmo de un baterista continúa

Gracias a los obsequios de un donante, el ritmo de un baterista continúa

Historias de vida: Tony
Tony
Beneficiario de un corazón y riñón y promotor
Colorado
"Hay tantas personas que mueren todos los días esperando una oportunidad en la vida. Y me he encontrado con muchas familias donantes que están muy orgullosas de ese último regalo".

Todas las noches, Tony enciende dos velas. Cada una representa un obsequio: una por el corazón que late en su pecho y otra por los riñones que filtran su sangre. Este ritual es un homenaje a la persona desconocida que le salvó la vida.

Los problemas de Tony comenzaron cuando tenía 25 años. Era un hombre activo que levantaba pesas y tocaba la batería en una banda. Pero un día, se despertó y no sentía una pierna. Las pruebas arrojaron que tenía un coágulo de treinta centímetros y la cirugía resultante reveló que el bloqueo había dañado a su corazón. Los médicos le diagnosticaron una enfermedad de la coagulación y le recetaron anticoagulantes.

Cinco años después, Tony sufrió un ataque cardíaco después de una presentación fuera de la ciudad. Un equipo de médicos le salvó la vida, además de una dieta baja en sodio y medicamentos para el corazón. Aun así, su salud empeoraba año tras año. Finalmente, la mala noticia llegó durante una visita de rutina: a los 37 años, tenía insuficiencia cardíaca y sus riñones también corrían peligro.

Los médicos estabilizaron el corazón de Tony con desfibriladores internos hasta que, en septiembre de 2019, su ritmo cardíaco comenzó a ser irregular y peligroso. Estaba estable y en febrero lo pusieron en la lista de espera por un trasplante, pero pronto regresó a la UCI cardíaca. Los médicos le informaron que no se iría del hospital con su corazón y riñones. Un donante de órganos debía salvarle la vida.

Tony recuerda las semanas de espera. Noche tras noche, un monitor cardíaco arrojaba advertencias de distintos colores y no había nada que los médicos pudieran hacer.

Sus amigos, su familia y el personal del hospital le levantaban el ánimo con sus visitas frecuentes, decoraban su habitación con fotografías y condimentaban la comida del hospital con salsas picantes. Finalmente, el mismo día que una enfermera lo sorprendió con un burrito de desayuno, el médico le dio la noticia que tanto ansiaba: Tony tenía un donante compatible.

"Fue irreal", contó Tony. "Siempre sabes que hay una posibilidad pero, cielos, cuando el médico dijo 'Si firmas este documento, te llevaremos al quirófano, te sacaremos el corazón y te pondremos el de un desconocido' fue el momento más angustiante de mi vida".

El trasplante de corazón tardó 12 horas y el de riñón cuatro horas más. Aunque ambas cirugías fueron exitosas, fue demasiado para el cuerpo de Tony. Ahora, casi dos años después, volvió a caminar, trabajar, conducir y tocar la batería. Además, dedica su tiempo a una nueva afición: promover la donación de órganos.

"¿Cómo celebro mi donación? ¿Cómo celebro su sacrificio? Cuando se inscribió como donante de órganos y tejidos, me cambió la vida... ¿Cómo doy ánimos a quienes esperan un trasplante? ¿Cómo aliento a quienes aún no decidieron inscribirse como donantes? ¿Y cómo retribuyo el obsequio que me han dado?"

Mientras intenta aprovechar al máximo sus obsequios, Tony reflexiona sobre la persona desconocida que le obsequió el corazón que late en su pecho.

"¿Qué le gustaba hacer? ¿Cuáles eran sus pasatiempos? ¿Sus sueños y esperanzas? Si hay algo que esta persona quería hacer y yo puedo cumplirlo, me gustaría saberlo. Y daré todo de mí para hacerlo".

Cuando Tony recibió la invitación para participar en la carroza de Done Vida durante el evento Rose Bowl Parade de 2022, se conmovió al ver a algunos de los participantes sentados debajo de las fotografías de sus donantes. Escribió una carta a la familia de su donante, pero todavía no recibió respuesta alguna. Tony sabe el dolor que sienten y no espera una respuesta, pero parte de él espera tener noticias suyas algún día.
"A corto plazo, estoy intentando crear conciencia... Hay tantas personas que mueren todos los días esperando una oportunidad en la vida. Y me he encontrado con muchas familias donantes que están muy orgullosas de ese último regalo".

Dígale "Sí" a dar el regalo de la vida. Tómese unos minutos para inscribirse como donante de órganos, córneas y tejidos.
 

Buscar historias