Breadcrumb

  1. Inicio
  2. Información sobre la donación
  3. Historias de vida
  4. Esta tejana reescribió su propia vida de "Canción country"

Esta tejana reescribió su propia vida de "Canción country"

AJ
AJ
Beneficiaria de riñón
Texas
"Literalmente tengo una segunda oportunidad en la vida". - AJ

AJ siempre se consideró ambiciosa, y la vida siempre parecía ir a su manera. Tenía amigos y le encantaba su vida en Dallas. Pero en octubre de 2011, como la canción country, la vida dio un giro y AJ empezó a perderlo todo. Recién separada, acudió a su médico pensando que tenía neumonía. En cambio, sufría de insuficiencia cardíaca congestiva y su médico llamó a una ambulancia para llevar a la mujer de 39 años al hospital.

Rápidamente, la situación se volvió aún más aterradora. "El médico dijo: 'Tienes un 11 % de función renal'", recuerda AJ. La pusieron en diálisis inmediatamente. "Luego, pasé los siguientes 63 días en el hospital". También le extirparon la vesícula biliar y se enfrentó a varias complicaciones mientras comenzaba la diálisis.

Salió del hospital con cicatrices y órdenes médicas de diálisis varias veces a la semana. Pero entró en la lista nacional de espera de trasplantes de riñón.

Después, la vida se volvió aún más desafiante para AJ. Su matrimonio fracasó y su situación de vivienda era inestable. Necesitaba cirugía después de un sangrado en la retina, lo que le dificultaba ver. Otro efecto secundario de la diálisis fue el "síndrome del robo", que le provocó entumecimiento y dolor en las manos. Como estaba incapacitada para trabajar, accedió a regañadientes a regresar a la casa de sus padres. "Fue tan devastador y angustiante para mí".

El padre de AJ la dejó "lamerse las heridas" durante una semana. Luego le dijo que dejara de sentir lástima por sí misma y comenzara a hacer cosas para ayudar. "En broma lo llamamos terapia country", se ríe. Cepillar al perro la ayudó a recuperar la fuerza en las manos, por ejemplo. Eso fue un comienzo. AJ le dijo a amigos y colegas en Dallas: "Regresaré en seis meses".

Pero hubo otras dificultades. Aún así, AJ perseveró. Para 2016, estaba trabajando de nuevo cerca de su casa en el taller de maquinaria de su familia y fue a la escuela nocturna para obtener un título en trabajo social. Pero para mayo de 2018, AJ decidió que no podía esperar más y pidió que la sacaran de la lista nacional de trasplantes. Estaba desanimada porque sabía que los pacientes de diálisis suelen durar 10 años. Su coordinador de trasplantes la disuadió y le dio una inyección de esperanza.

El objetivo de AJ cambió de volver a Dallas a simplemente llegar a la edad de 50. Mantuvo viva la esperanza, decidida a escribir un final feliz para una melodía country triste.

El domingo del Super Bowl de 2021, AJ recibió una llamada de Houston. "Hemos logrado el despegue". Recibió un trasplante de riñón al día siguiente.

Hoy, AJ trabaja en un centro de diálisis como trabajadora social, ayudando a otras personas que esperan un trasplante de riñón. Hace correr la voz sobre la donación de órganos a todas las personas con las que se encuentra.

"Literalmente tengo una segunda oportunidad en la vida", dice. Le encanta su trabajo nuevo y tiene independencia económica. Vuelve a vivir sola, tiene auto y se enamoró.

"Acabo de celebrar mi cumpleaños 50 y eso es un gran hito para mi", dice. "Bueno, ahora, mi objetivo es 75 o 80, y no me voy a detener. No voy a ir más despacio".

Gracias al coraje y la perseverancia de AJ (y al regalo de un riñón de un donante), su vida ahora es una canción feliz, una que probablemente seguirá sonando durante muchos años.

Al inscribirse como donante de órganos, podría escribir un final feliz para otra persona. Inscríbase hoy como donante de órganos, córneas y tejidos.
 

Buscar historias