El proceso de donación después de fallecer

Si bien millones de personas se han inscrito para ser donantes de órganos, muy pocas han podido compartir el regalo de la vida. Conozca cómo funciona el proceso de donación de órganos.
Por lo general, el proceso de donación de órganos comienza con su consentimiento para ser donante al inscribirse en su estado. La inscripción no garantiza que podrá donar sus órganos, córneas o tejidos y, por lo general, se tardan muchos años en hacer la donación posible. Sin embargo, es el primer paso para salvar vidas.

Para que una persona sea un donante fallecido, él o ella debe morir en circunstancias muy específicas. Con frecuencia, el paciente llega al hospital por una enfermedad o un accidente, como un traumatismo de cráneo grave, un aneurisma cerebral o un derrame cerebral.

El paciente requiere de asistencia artificial o mecánica, que mantiene la sangre oxigenada en los órganos. El equipo médico hace todo lo posible para salvar la vida del paciente. En este punto, no se considera si la persona está inscripta como donante o no.

Aunque los miembros del equipo médico hacen todo lo posible para salvar la vida del paciente, a veces las lesiones son demasiado graves y el paciente muere.

Si el paciente está muerto y no responde, los médicos realizarán una serie de pruebas para determinar si ocurrió una muerte cerebral. Un paciente con muerte cerebral no tiene actividad cerebral y no puede respirar por su cuenta. La muerte cerebral es la muerte y es irreversible. Una persona con muerte cerebral no se puede recuperar.

Cuando se confirma la muerte cerebral y se anota la hora de muerte, la donación de órganos se hace posible.

El hospital notifica a la organización local de procuración de órganos (OPO, siglas en inglés) sobre todos los pacientes que han muerto o están por morir. Esto se hace en cumplimiento con las regulaciones federales.

El hospital brinda a la OPO información sobre el paciente fallecido para confirmar si él o ella puede ser donante. Si la persona podría ser candidato para una donación, un representante de la OPO se dirige de inmediato al hospital.

El representante de la OPO busca si el fallecido está inscrito como donante en su registro estatal. Si es así, eso sirve como consentimiento legal para la donación.

Si el fallecido no está inscrito y no existe otro consentimiento legal para la donación, como una nota en la licencia de conducir, la OPO le pedirá autorización al familiar más cercano.

Después de la autorización, se realiza una evaluación médica, que incluye la obtención de la historia clínica completa y la historia social de la familia.

Si la evaluación del fallecido permite la donación, la OPO se comunica con la Red de Procuración y Trasplante de Órganos (OPTN, siglas en inglés).

La OPTN maneja la base de datos nacional de todos los pacientes dentro de EE. UU. que están esperando un trasplante. La OPO ingresa la información del donante fallecido en el sistema informático y comienza la búsqueda.

El sistema informático genera una lista de pacientes que coinciden con el donante (por órgano). Los órganos disponibles se ofrecen al equipo de trasplantes del paciente con mayor compatibilidad.

El cirujano de trasplantes determina si el órgano es médicamente apto para el paciente o puede rechazarlo si, por ejemplo, el paciente está demasiado enfermo para ser trasplantado o el órgano no puede llegar a tiempo.

La mayoría de los órganos se destinan a pacientes dentro de la misma área donde fueron encontrados. Los otros son compartidos con pacientes de otras regiones del país.

Mientras se realiza la búsqueda de beneficiarios compatibles, los órganos del donante fallecido se mantienen con asistencia artificial. Las máquinas mantienen la sangre oxigenada que fluye a los órganos. Las condiciones de cada órgano son cuidadosamente controladas por el personal médico del hospital y el coordinador de procuración de OPO.

El equipo quirúrgico para el trasplante reemplaza al equipo médico que trató al paciente antes de su muerte. (El equipo médico que intenta salvarle la vida al paciente y el equipo de trasplante nunca son el mismo).

El equipo quirúrgico extrae los órganos y tejidos del cuerpo del donante en una sala de operaciones. Primero, se recuperan los órganos y después los tejidos adicionales autorizados, como huesos, córneas y piel. Todas las incisiones se cierran quirúrgicamente. La donación de órganos no interfiere con los funerales de ataúd abierto.

Los órganos permanecen saludables solo por un período corto después de la recuperación del donante, por lo que el tiempo es oro. El representante de OPO coordina el traslado de los órganos a los hospitales de los posibles beneficiarios. El traslado depende de la distancia y puede incluir ambulancias, helicópteros y aviones comerciales.

La operación de trasplante se realiza después de que el equipo de transporte llega al hospital con el órgano nuevo. Por lo general, el beneficiario de trasplante se encuentra en el hospital y quizás ya esté en la sala de operaciones esperando la llegada del órgano que le salvará la vida.

Los equipos quirúrgicos trabajan día y noche, según sea necesario, para trasplantar los nuevos órganos a los beneficiarios en la lista de espera.

¿En qué consiste?
https://www.youtube.com/embed/EotfVEtV7CM
Vea nuestro video para conocer el proceso de donación y trasplante de órganos. (versión en inglés)